¡Vivan los librEs!

Hoy voy a discutir con mi amigo Jorge Carrión. Primero que nada, porque es un placer poder debatir con alguien sus ideas sin amenazar por eso una larga amistad. Y segundo que nada, porque sus argumentos me parecen interesantes, es decir: discutibles.